miércoles, 22 de junio de 2005

¡Qué historias!



Andaba yo esta mañana leyendo el blog de Toni -por cierto, enhorabuena por las 1000 visitas, quillo- y me he quedado tan maravillada por la historia que contaba que no he podido dejar de comentarla aquí.
Resulta que unos grupo de tres leones liberaron en Etiopía a una niña de 12 años que había sido secuestrada para obligarla a casarse y a la que estaban dando una buena paliza.
El llanto de la niña llamó la atención de los leones que ahuyentaron a los secuestradores y cuidaron a la niña durante más de un día hasta que la encontraron sus padres y la policía.
Hermosa historia, sin duda, fantástica.
"Ahí hay una película" dice Walter cuando se lo comento... Ya lo creo que sí.
Si os ha picado tanto la curiosidad, podéis leer el resto aquí.

7 comentarios:

mabeki dijo...

...y los leones se quedaron a comer con la niña. Perdón, A la niña.

CeReZa dijo...

Todavía queda mucho por aprender [los humanos de los animales, que su instinto es el de la supervivencia, no el de la humillación de los demás para ganarse la autoestima propia y personal gracias a tal fracaso colectivo...].

Me ha encantado encontrar tu blog!!

Gracias a Toni ;)
Espero seguir visitándote*

Saludos con la mano, con el pie y con la punta del codito**

fridwulfa dijo...

Jejeje. Gracias, Eurídice (te llamas como una antigua compañera del cole) eres bienvenida siempre que quieras. Besos

Bito dijo...

Hostia que caña!!!

Nepomuk dijo...

Menos mal que fue ella y no yo, porque los tres habían acabado en mi casa, fijo, y hubiera sido un número sacarlos a hacer pis.

Carmela dijo...

Eso mismo estaba pensando yo, Nepo! :P Que lo tuyo ya empieza a ser grave! Besos, primi!!!! Nos vemos en nadaaaaaaaaaaaaaaaa

fridwulfa dijo...

JAjaja. Nepo... fantástico sería, sí. La ventaja de los leones es que peces no comen y ratones, que yo sepa, tampoco... al gato lo respetarían, por aquello de ser familia pero el perro-lámpara tal vez lo tuviera más chungo