lunes, 13 de junio de 2005

Ploro ergo sum

Mi abuela, que siempre sospeché que era fiel seguidora de la corriente filosófica del estoicismo, tenía un dicho que nos repetía constantemente siempre que de pequeñas nos veía pasándolo mal por cualquier cosa: "no llores ni aunque te veas con las tripas fuera".

Y yo, que creo que en 14 años de convivencia con mi abuela la vi llorar una sola vez, me aprendí bien la lección y siempre he hecho todo lo posible por aplicarla. Terrible error, lo sé, pero qué se le va a hacer. Me cuesta dejarme llevar por las emociones, me cuesta exteriorizar mis miedos y mis agobios y sólo hay una persona en mi entorno con la que me sienta lo suficientemente confiada y a gusto como para confesarle todo, desnudarme emocionalmente y dejarle ver mis inseguridades , alguien que me conoce a la perfección y que sé que no me juzga, alguien que ha pasado junto a mí por todas las etapas de mi vida, las buenas, las malas y las mediopensionistas y a quien no tengo que dar largas explicaciones ni poner en antecedentes para que sepa perfectamente la situación en la que me encuentro pero, desgraciadamente, apenas tenemos tiempo para vernos últimamente y cuando lo hacemos, siempre hay gente alrededor empeñada en no dejarnos ni un minuto para nuestras confidencias.

El caso es que llevo una semana de perros y me he pasado todo el fin de semana con unas ganas horribles de llorar, pero incapaz de relajarme lo suficiente como para poder darme una buena llorera reparadora y quitarme esta angustia de encima de una vez por todas.

Ayer me fui a comer con Garlic y conseguí olvidarme de todo durante unas horas, reimos, vacilamos al personal y disfrutamos de un día radiante en Madrid pero cuando volví a casa, allí estaba otra vez el agobio y casi con más fuerza que antes. Y mi mente dando vueltas, empeñada en que no pegara ojo, y mis nervios aflorando en forma de constantes y molestas hemorragias nasales de esas que no tenía desde que era pequeña...

Me he pasado la noche en vela, menos mal que mi pequeña prisión en casa tiene una ventanita capaz de conectarme a medio mundo y allí estaba Lea, a más de 10mil kilómetros de distancia, ignorante de todo esto, acompañándome como un campeón durante la noche, contándome mil cosas, entreteniéndome con sus humorismos y descubriéndome artistas de su tierra de los que jamás había oido hablar.

Y yo se lo he agradecido mentalmente a lo largo de las más de 6 horas en que hemos estado hablando y no le he contado nada porque si hay algo que me horrorice es darle la brasa a la gente con mis agobios y convertirme en una de esas plastas de las de: "¿Qué, cómo te va?" "Pues mira chico, fatal, porque tengo un dolor aquí así, espantoso y encima resulta que ando sin luz en casa porque me cortaron la corriente y ahora dice mi médico que tengo hongos en los pies y el perro anda con lombrices y hecho un asco, pero claro, peor está el gato, con la tiña, ya sabes y para colmo..."

Así que aquí estoy, desahogándome en estas líneas, que a falta de confidente buenos son blogs y al fin y al cabo si os aburre, siempre podéis cerrar la ventanita del explorer y yo ni me entero y vosotros no os sentís culpables por darme con la puerta en las narices y aquí paz y después gloria.

Y aunque no os cuente el por qué de todo lo que me está pasando, que hay mucho fango de por medio y no quiero ensuciaros la ropa, al menos ha dejado de sangrarme la nariz y ya me eché unas lagrimitas cuando empezaba a escribir el texto y por fin puedo empezar a mirar por la ventana y pensar lo fantástico que es que se acerque el verano y la cantidad de cosas que voy a poder hacer con el buen tiempo, las vacaciones, mi coche nuevo, mis amigos, esa sobrina tan divertida que me ha regalado mi hermana... Y, por supuesto, mis dos rubios y la piscina de la ofi. (guiño, guiño, ñec, ñec)

8 comentarios:

Bellota dijo...

mi niñaaaaaaaaa!!!

aquí la expertise en bad days and blue tears, te acojo en el rainbow: ahora modificado para decírtelo directamente y dedicarte la canción.

Besitassssssss!!! Te espero en los usa
anytime

bellota

Carmela dijo...

:*********************************

Maronna dijo...

Técnica.
Cuando llegues al curro mañana,asómate a la ventana, observa a toa la gente q pasa, los albañles que dan golpes, los bañistas de la piscina, los pájaros q pían en los árboles (si los hubiere), y grita:

¡¡¡¡¡¡¡ME CAGO EN TO TU PUTA MADRE!!!!!!
Funciona

Anónimo dijo...

el tio rubén decía que las niñas primorosas se parecen mucho a ti, cortan lirios, cortan rosas, son así...
O sea, como decía tu abuela: ¡a llorar a la iglesia!, que si no chupas cámara y no nos dejas el llanto para los profesionales. ¡No te jode! Si lo que queremos de ti es la alegría, el idioma, el concepto, la sintacsis, la inteligencia y la sutileza. No jodas.

fridwulfa dijo...

Jajajajaja.
Tomo nota, usuario anónimo. :P

Arigato dijo...

A ver si se te pasa pronto la mala racha y nos podemos tomar un cofi tranquilamente...

grainne murphy dijo...

always look on the bright side of life, te lo dice una q esperaba pasar un finde de puta madre y se entero nada mas bajar del tren de una noticia horrible (llorera garntizada, es lo malo de las q lloramos ht con friends, pero bueno, en este caso era justificado), pero la vida sigue y no podemos dejar q nos arrastre la mielda. de todas maneras ya sabes q tienes aqui a tu hermana si necesitas un hombro en el llorar (ya lo intente una vez, pero llorabas de mentira, zorra)

un bsazo enorme

averia dijo...

Mari´s: Para conjurar las herencias emocionales de las abuelas de una pieza yo hice lo siguiente: Memorias de África...banda sonora...ese león encima la tumba del Robert redford...Te quita el nudo que no veas. Ánimo, Mari, que somos legión los que te queremos.