jueves, 23 de junio de 2005

Encuadrando

Decía uno de mis profesores de la escuela de cine que lo más importante a la hora de encuadrar no es elegir lo que muestras en el plano sino lo que dejas fuera, lo que no muestras, lo que ocultas deliberamente.

Hoy he llegado a la oficina mil horas tarde porque ayer me fui al teatro con el mi clon a babear con Ralph Fiennes y llegué a casa a las tantas, las obras de Shakespeare es lo que tienen, que te lo pasas bomba pero son larguísimas.

Cuando he entrado, Walter y Charlie estaban sentados en sus mesas, haciendo como que trabajaban, muy serios y aplicados ellos. Walter se sienta a mi izquierda, Charlie se siente enfrente de mí. Desde mi ordenador, de Charlie no veía más que el torso, elegantemente cubierto con una bonita camisa rosa y blanca.
"Mira qué guapo nos ha venido hoy el jefe" he pensado "cómo se nota que tenía reunión esta mañana".
"Oye, Frid" me dice Charlie "necesito que me hagas un guión para..." y se ha arrancado a explicarme lo que tenía que hacer, con esa manera tan suya de hablar, todo emoción, gestos y aspavientos.
Charlie es así, efusivo en todo, y cuando habla, habla con todo el cuerpo. Largo, desgarbado, siempre que se emociona y empieza a explicarnos algo me acuerdo de Stan, el vendedor de Monkey Island, con los brazos girando como molinillos a mil por hora.

Charlie ha seguido explicándome mis labores del día. Incapaz de quedarse quieto ni dos segundos, se ha puesto en pie para enfatizar todavía más su discurso, y es entonces cuando, aguantando la risa, me he acordado de ese profesor de la escuela de cine que nos decía que lo importante a la hora de encuadrar no es lo que muestras en el plano sino lo que deliberadamente optas por no mostrar, porque lo que la mesa de Charlie me ocultaba era todo un espectáculo: de cintura para arriba: elegante camisa rosa y blanca, de cintura para abajo: bermudas azules con floripondios blancos, calcetines rojos y chanclas de dedo.
Y yo perdiendo el tiempo esta mañana quitándome el pijama... si lo llego a saber.

7 comentarios:

arckh dijo...

comprendelo... pobrecito... si es que con el calor que hace se esfuman todos los complejos!

...y no le has tirado ninguna fotillo?

XDD

fridwulfa dijo...

¡¡NO!! estoy empezando a plantearme que la digital se queda ya per aeternum en mi cajón de la ofi porque estoy perdiendo tantos momentos KODAK... Jejeje.

grainne murphy dijo...

pero serás cacho perra!!! y encima lo dice tan pancha: 'claro, tenía sueño, pq como había estado viendo a ralph and company...' ya estoy viendo a los dos clones con lagrimones de felicidad mientras disfrutaban de julius caesar, lo q hay q oir, mare mía.

fridwulfa dijo...

Peaso montaje, oiga, peaso interpretaciones, oiga usted. Apunten el dato: Anton Lesser, que es el actor que interpreta a Marco Bruto y que se lleva el solito toda la obra. Ralph está bien, conste, que no quiero que se me echen encima todas sus fans, fans... fanáticas.

grainne murphy dijo...

jeje, bueno, habrá q seguir a este chico, de aquí el estrellato

Er Clon dijo...

Y conste que a nosotras no nos caían las gotas de sudor ni los ladrillazos de los actores... a algunas viciosas que estaban en segunda fila, sí.

Pero vamos, que bien. Se duerme cuatro horas pero se agradece. Y la de personalidades del mundillo cultural que nos vimos! Paco Valladares (sic.) y tó. Si ejque la cultura é lo que tiene.

Clons, estuve yo pasiándome por el foro romano el jueves mijmamente e imaginándome al Ralph durante las Lupercales azotándome con el latigillo pa fomentar la fecundidad, pero lo que era una tierna escena con aires de cultura latina mi enferma imaginación lo convirtió en un momento sado lleno de cuero y música como de peli porno. Si ejque no se nos pué dejar solas.

fridwulfa dijo...

Jajajajajaja.
Te veo, te veo perfectamente, clon... ains, lástima no poder compartir semejante momento erótico-cultural.