miércoles, 21 de diciembre de 2005

Una de agobios navideños


Diciembre:
Tres cumpleaños familiares, regalos de reyes, comidas familiares, cenas de empresa, cenas familiares, tarjetitas de felicitación, llamadas de compromiso, llamadas de no-compromiso, exes que reaparecen con el típico ataque de nostalgia (todos los años igual, oye), dulces navideños empalagosos, dulces navideños imposibles de masticar, platos super-fashion llenos de ingredientes que no puedo comer (cosa mala las alergias alimentarias), contaminación lumínica en todas las malditas esquinas, barullo, colas interminables, la Puerta del Sol tomada por los Hunos (sin Atila a la vista), pastizal gastado en ochenta participaciones de loteria por aquello de "como le toque a mi primo tercero y a mí no...", excesos alcohólicos, controles de tráfico en todas las p**** rotondas, uvas asesinas con pipas del tamaño de cantos rodados, fiestas de nochevieja chunda-chunda, patosos babosos, babosos patosos...

¡¡¡Y todos tan contentos, oye!!!

5 comentarios:

El Gabacho se va a Gabacholandia por Navidad, pero seguira dando el coñazo desde allí y dijo...

Asi es mi niña, y el mundo sigue girando... y "turroneando"
Felices Fiestas a todos, jejejej.

Lironcillo dijo...

Joé, me agobio sólo con leer tu post. Qué razón tienes. Asco de fiestas. Antes me gustaban.

edharris dijo...

Ostia que agobio, entre que no has puesto ni un punto y que me estaba viendo venir todo lo que decías buffffffff.

fridwulfa dijo...

Jajaja, ese era el propósito, mr. harris

carmela encantada con la navidá dijo...

Y a mí que me encantan....