viernes, 24 de marzo de 2006

Y Ulises cruzó fronteras...

Aunque por los pelos porque la primera etapa de nuestro viaje a Lisboa era en Madrigal de la Vera y la lluvia y el camino de cabras cuesta arriba que conduce hasta casa de los padres de Saibot casi acaban con los bajos del coche y con nuestros sueños internacionales.

En fin, prueba superada con soltura, gracias, principalmente, a que de subir y bajar mi coche se encargó el alemán y yo me puse al volante de su 4x4. -¡¡¡¡QUE EXPERIENCIA!!!! Yo de mayor quiero un juguete de esos para triscar por los montes.-

El resto del viaje, sin incidencias, si no fuera porque nos cayó el diluvio universal, de mis dos acompañantes ninguno conduce (viaja con hombres para esto) y una vez en Lisboa nos perdimos como cuatro veces tratando de localizar nuestro hostal. Es lo que tiene reservar alojamiento en el barrio alto de la ciudad y fiarse de las indicaciones de mappy y de copilotos inexpertos. Pero en nuestro periplo por callejuelas y cuestas imposibles se inició lo que iban a ser las dos constantes del viaje, a saber: que Saibot ama con desmesura los miradores "¡andá, un mirador!" se convirtió en su grito de guerra, y que cada vez que el replicante decide salir al exterior, los cielos se abren y, en el mejor de los casos jarrea, en el peor, graniza.

Disparate de viaje, en resumen, como casi todos mis viajes. El hostal: flipante (¡¡con parking gratis para el coche!!) la gente: encantadora; la ciudad: preciosisísisima; las cuestas... eternas y con una pendiente del 90% (y yo criticando Toledo) y la comida típica... JAJAJAJA

Nos habían recomendado que probáramos la comida típica, que no difiere mucho de la nuestra, la verdad, pero oye, allá donde fueres haz lo que vieres, como dice el dicho. El caso es que la primera noche terminamos en un sitio llamado "Nónó" en la Rua do Norte, que NO recomendamos a nadie, es decir que recomendamos encarecidamente que NO visite nadie.

El replicante dice que la señora era una zombie, para mi que iba de grifa hasta las cejas, porque no se explica si no que de nueve mesas que tenía por atender se olvidara las servilletas de cuatro (nosotros usamos kleenex, directamente) los vasos en tres más (nosotros bebimos a morro, directamente), que a mí me pusiera un cuchillo de postre para comer mi filete de cerdo, que tardara toda la vida en traerte más agua, que te ignorara cuando le pedías la cuenta... en fin, en el blog del replicante tenéis un relato más detallado de la cenita de marras. La comida mala, el servicio pésimo y la cuenta desorbitante, y más que pretendía cobrarnos, menos mal que unos amables clientes nos avisaron cuando salían con un tajante "check the bill" que nos puso sobreaviso y que nos ayudó a dejar de lado por un momento la juerga que teníamos y montarla más o menos parda.

El resto del viaje, sin incidentes, lluvia, lluvia y más lluvia, cuestas terribles, visitas a la FNAC a comprar dvds virgen (¡qué baratos están por allí!), muchas risas, cafés irlandeses para combatir el frisqui y largas conversaciones hasta bien entrada la noche.

Y a la vuelta... más de lo mismo, una hora perdidos por Lisboa para salir, lluvia, palizón de carretera, McFlurrys para desayunar, Saibot forzando cabinas de teléfono, atascos, atascos, más atascos y al final: "Home Sweet Home, even smoke smells good", que diría Remington Steele.

Ulises pasó su primera experiencia internacional con honores.
Ah, y ya de paso rompimos la maldición emeritense, esa que dicta que coche que para en Mérida, pasajeros a los que hay que ir a rescatar.

6 comentarios:

El Replicante Nexus 7D dijo...

Jajajajaja

Está bien que mi insistencia haya dado frutos... y tan buenos.
:DDD

Es una pasada leer acerca de uno mismo en otros blogssss y más si recuerda una experiencia tan especial y buena como esta.

Hoy no salgo de currar, no sea que se ponga a granizar!!!!

Un besete :)

fridwulfa dijo...

Di que sí, éstas hay que repetirlas pero a ser posible, eso sí, echando ya de paso un chubasquero a la maleta.

Stla dijo...

¡Hola Frid! ya me dijo Garlic que estabas en Lisboa, por lo que veo te lo has pasado bastante bien, en cuanto a lo de los Dvds siempre es bueno saberlo.Besotes

El Gabacho se va a la cama que mañana hay que madrugar dijo...

Jejejej!
Es que tu Ulises es mucho ULISES. Hace honor a su nombre.
bisous.

Awake at last dijo...

¿Tu coche se llama Ulises? XDDDDD

Besos!

fridwulfa dijo...

Mi coche se llama, sí, Ulises.