lunes, 27 de marzo de 2006

Voyage, voyage...

- "Tía, tú eres supermaja ¿no?" me dice, y me mira de través para que confirme su sospecha.

Yo me enconjo de hombros porque lo único que he hecho para merecer semejante admiración es ayudar a la pobre chica con los tres maletones que lleva que, al fin y al cabo, vamos a compartir compartimento en el coche-cama y para tres que somos en tan confinado espacio, mejor nos comportamos con educación y civismo y como la tercera en discordia es una francesa con cara de perro pues... pues eso.

Sin duda me ha tocado el gordo, mis compañeras de compartimento: Una francesa con cara de perro que pasea pasillo arriba y abajo con un paquete de Marlboro en la mano derecha y una caja de cerillas de cocina en la mano izquierda y una tipa rara que habla por un hilo y que carga con más maletones que yo (si es que eso es posible) y una bolsa de plástico enorme que contiene (según averiguo más tarde) una almohada de proporciones elefantiásicas.

- "¿Vas a San Sebastián tú también?" me pregunta mientras repta por las literas hasta arriba del todo, ignorando la escalerilla y usando las tiras de seguridad como asideros

- "Sí" le respondo, fascinada por su agilidad, porque la tipa mide metro y medio y pesa (según averiguo también más tarde) 95 kilos.

- "¿Eres de allí?"

- "No, de Madrid"

- "Entonces ¿para qué vas?"

Y antes de que pueda responder a semejante estupidez, sigue hablando como si tal cosa.

-"Pues es una lástima. Si fueras de allí, podríamos hacernos amigas"

Y a mí se me eriza todo lo erizable porque la muchacha que, en un principio me parecía maja, ahora me parece, directamente, una loca de mucho cuidado.

Me diréis que no, pero el transporte público tiene un no sé qué que hace que a la gente se le suelte la lengua, le desaparezcan los complejos y pegue la hebra como si tal cosa con absolutos desconocidos a los que tortura durante horas con todo tipo de confidencias de carácter más o menos íntimo y de nulo interés para el otro.

Mi compañera de compartimento es de esas, verborreica, inconexa, rara, rara, rara. Y yo maldigo mi suerte porque, además, me ha tocado la litera que hay junto a la suya, la jodía no parece tener ni pizca de sueño y yo lo que no tengo es escapatoria.

En diez minutos me cuenta que es de Barcelona, que tiene a un tipo enamoradísimo en San Sebastián al que está haciendo sufrir como a un perro normando porque ella es así, mala y castigadora, que quiere hacerse una operación de reducción de estómago porque todo el mundo que ella conoce que se la ha hecho ha salido muy contento y muy divinamente y que es incapaz de dormir sin despelotarse porque le molestan las costuras, así que con mi permiso va a proceder a realizar un full monty para poder echarse tranquilamente a ver la tele portátil que lleva consigo a todas partes que ella viaja mucho pero es una mujer moderna y preparada.

Momento que aprovecho yo para coger el libro y ponerme a leer con la esperanza de que capte la indirecta y deje de darme la paliza.

- "¡¡¡¡Tíiiiiiiiiiaaaaaaaa!!!!"

Del bote que pego me dejo un cuerno en el techo del compartimento (malditas literas).

- "¡¡¡¿¿¿Lees en francéeeees???!!! Tía, tú eres suuuuperlista ¿no?"

Ya empezamos otra vez. Aguantándome las ganas de contestarle con un rotundo "y tú eres super plasta ¿no?" miro el libro que tanta admiración ha provocado.

- "Mujer, tampoco es para tanto."

- "¿Cómo que no? ¿Tú has leído muchas veces? (sic)"

En ese momento me pierdo, lo reconozco, me pierdo y en dos segundos se me ocurren toda una serie de barbaridades con las que cambiar su "Tía, tú eres super maja ¿no?" por un "tía, tú eres superborde ¿no?" y conseguir por fin un poco de paz y tranquilidad.

- "Pues alguna que otra, no te voy a mentir"

- "Pero, vamos, en francés... hay que ser muy listo ¿no?" y vuelve a mirarme de medio lado, ya no sé si con admiración o con recochineo.

- "Pues no sé, a mí no me parece que tenga nada que ver con la inteligencia" sentencio yo, hasta los mismísimos ya "por ejemplo, siendo de Barcelona, seguro que tú, además de en español, puedes leer en catalán ¿no?"

- "Sí"

- "Pues eso"

Y mientras la otra se queda meditando mis palabras, claramente confundida y dudando si ofenderse o no, aprovecho para enchufarme el mp3, soltar un sonoro y exagerado bostezo y apagar la luz. "Ea, hasta mañana, maca".

12 comentarios:

averia dijo...

Mari, a ti te pasan cosas mu raras en tus viajes por to lo largo y ancho deste mundo.
Creía que lo habías aprendido de cuando la noche de los rodamientos: "No confundoir educación con gilipollez". Pa habernos matao.

grainne dijo...

Si ya decía yo que estabas tardando en decirle algo... Pero pa que tienes el coche, digo yo!

Er Clon dijo...

LA frase: "Tú has leído muchas veces, ¿no?" Es lo puto mejor que he oído en mucho tiempo.

Yo creo que voy a leer muchas veces (esto) que hay mucha información, pa poder asimilarlo.

Coincido con la grainne... el coche, pa qué?

Maronna dijo...

Tía, tu eres superpaciente, ¿no?

fridwulfa dijo...

Jajajaja, maronna, me has matau...

Al resto, por partes:

grainne, clon: El coche lo tengo para disfrutarlo y no para hacerme 600 kilometros en solitario y dejarme una pasta en gasofa cuando puedo viajar cómodamente en tren por mucho menos dinero y además durmiendo y/o disfrutando de amena conversación.

clon la frase de´"tú has leído muchas veces ¿no?" es, efectivamente, de lo puto mejor que he oído yo también en mucho tiempo. Yo creo que deberían usarla en los exámenes de selectividad como paradigma... no sé de qué, pero paradigma de algo, sin duda.

avería a mí me pasan cosas muy raras, sí, ya verás cuando os cuente el trayecto de regreso... :P

El Replicante Nexus 7D dijo...

Hay gente rara.
Bueno. Estoy yo, y después hay gente rara.
Pero como esta: majaretaaaaa... Jesucristo...

(SLAP! Eso por la blasfemia...)

XD

fridwulfa dijo...

JAJAJAJAJAJAJA.

-Marcus está en dirección a Venecia

Y mi diario está en Berlín

Esta tía, era digna de estudio. Por cierto, que lo que decía de despolotarse, totalmente cierto, se dejó una camiseta por arriba, pero de cintura para abajo... como dios la trajo al mundo.

MissingDuke dijo...

"¿Tú has leído muchas veces?" pasa directamente a formar parte del "Compendio de Frases Patrimonio de la Humanidad". Deberías ponerte en contacto con la UNESCO.

Por cierto, en tu visita a Donosti... ¿alguna noticia de la familia?

fridwulfa dijo...

Ninguna, missingduke, y me acerqué a Zarautz y todo... ya te contaré

El Gabacho que no leyó tantas veces como Frid dijo...

Leo tu post con un poco de retraso y
JAJAJAJAJAJAJAJJAJAJJAAAJAJAJAJA...
Y es que FRID, te veo en esa situacion, TE VEO, y me despollo!
Eso te pasa por no hablar con la francesa con cara de perro (típico). Las dos hablando en francés, la otra no hubiese dicho ni mu.
Por cierto que libro era?

fridwulfa dijo...

Les trois mousquetaires...

La francesa era de pocas palabras. La ayudé a encontrar su litera cuando llegó al departamento y no me dio ni las gracias.

Después le pregunté amable y educadamente si le molestaba la luz y se limitó a decir que no mediante un ladrido... no daba para mucha conversación.

Stla dijo...

Procuraré no ir a San Sebastian en tren