martes, 28 de marzo de 2006

Marieta también cruza fronteras

Aún no llega a los tres años y ya está más paseada que el famoso baúl de la Piquer.
El último viaje a Amsterdam... no sabe nada mi hermana, y mi sobrina tan contenta, oye, que montar en avión es una juerga.

8 comentarios:

Garlic vaga, vaga dijo...

XD está (como diría tu compi de viaje) supermonadelamuerte, vamos está para comérsela.

PD: ¿qué tal el viaje de vuelta? ¿tan interesante como el de la ida?

fridwulfa dijo...

pufff, el viaje de vuelta... Casi mejor que el de ida. Jajajajaja.

Er Clons dijo...

La María Paranoia nos sigue creciendo igual de comestible... ñam ñam!

Pero en calidad de tía amantísima, creo que deberías comprarle zapatitos de su talla. O si van a ser tan crecederos, ponerles un poco de algodón en la punta... como 10 kilos en cada uno.

fridwulfa dijo...

que no te enteras de nada, clon, que son los zuecos de las siete leguas. Con ellos fue y volvio de amsterdam en apenas media hora.

Clons dijo...

Aaaaah! Eso es que la Paranoia nos ha aprendido y no va a cometer el mismo error que su tita... Ella se puede plantar en San Sebastián en diez minutos y sin compañeras supermajas de coche-cama.

Lo malo, claro, es que entonces tampoco tiene oportunidad de leer muchas veces durante el trayecto.

fridwulfa dijo...

Jajaja. Efestivamente.

Tonton Gabacho dijo...

Bisous de Tonton GABACHO para mi Globe-Trotter favorita.

replans dijo...

Endevé como vienen estas generaciones. Mi sobrina desde los 8 meses, hace el viaje Sao Paulo-Barcelona-Irun-Orense-Sao Paulo, dos veces al año. Con seis años domina aeropuertos, equipajes y aviones como una pofesioná. Por supuesto, mejor que su padre, que es pelín despistado.