miércoles, 18 de junio de 2008

Habemus niña sana.


Pues nada, muchas gracias a todos los que habéis demostrado vuestro interés y preocupación por el bienestar de mi sobrinilla.
Marieta ya está en casa. Ha ido todo bien y no parece muy traumatizada por la experiencia (que es lo que más me preocupaba a mí).
Al final, como ella misma ha reconocido, no ha sido tan malo eso de dormir en el hospital: ha aprendido a hinchar globos y se lleva a casa un juego de bata, gorro y mascarilla de quirófano que le han regalado para jugar a los médicos comme il faut, creo que a las enfermeras les ha encantado saber que en casa tiene un maletín de médico con un tensiómetro igualito al que usan ellas y que se le da estupendamente tomarnos la tensión a todos.

Una aventura más para contar a sus amigos del cole cuando vuelva.
Besos de su parte a todos los amigos de su tía que han preguntado por ella.

5 comentarios:

Cacaseno dijo...

Je je, mejor que juegue a los médicos con la indumentaria del hospital a que le dé por imitar en la vestimenta al zarrapastroso Dr House.

Un saludo.

garlic vagueando sin parar dijo...

¡¡¡Muy grande Marieta!!! Se sabe comportar en todos los lugares donde va (para la próxima ya he tomado nota y cuando que vea al doc le pido ropaje ;)

Awake at last dijo...

XDDD, es que me la imagino, XDDD
(qué alivio, :-D)

Mks.

Gabacho sin anestesia dijo...

Marieta lo que es, es una VALIENTE!!!

Aupa esta Niña!

Besotes.

Leandro dijo...

Níños eramos los de antes, que le temíamos hasta al termómetro

besos ciberneticos para la niña

/leanderthal.