miércoles, 21 de junio de 2006

Liberad a Walter

Toc toc toc

Los golpecitos son mucho más suaves y discretos de lo que lo habrían sido de ser yo la que estuviese en semejante situación.

- "¿Walter?"

- "Sí"

- "¿Te has quedado encerrado en el baño?"

- "Sí"

- "Espera, que voy"

Y es que nuestra oficina es una ruina y Walter es un caso aparte, porque no se ha dado cuenta de que faltaba el picaporte hasta que no ha cerrado la puerta de vigoroso empujón.

Como Charlie y Junior ya habían salido a comer, he recurrido a la única persona que quedaba en la oficina capaz de ayudarme: el obrero de Uzbekistán, un chaval jovencísimo y megasonriente que no habla ni patata de castellano pero que ha comprendido rápidamente la situación de Walter y ha hecho los honores convenientemente descojonándose de risa en perfecta sincronización conmigo.

Al final después de muchas probaturas, carcajadas y bromitas capciosas, hemos conseguido abrir la puerta y liberar a Walter.

Y hay que reconocer que el rubio se ha portado como un campeón, no sólo no ha perdido los nervios con la situación, ni se ha mosqueado con la juerga que nos traíamos el uzbeko y yo, sino que, como el señor que es, me ha invitado a comer.

3 comentarios:

IVÁN REGUERA dijo...

Tom Hanks en 'Esta casa es una ruina' es un mierda a mi lado.

fridwulfa dijo...

Jajajajajaja. Talmente.

Bellota dijo...

me estoy poniendo al día y ya empiezan a crecerme las arrugas de reirme con tus posts!

no es la realidad, no, eres tú y cómo la cuentas!!!

-aunque la imagen de walter y su toc-toc-toc avisando del autoencierro es impagable!!!-

buenísimo!!!