miércoles, 7 de junio de 2006

Haciendo leña del arbol caido


Mi sobrina decidió que si su padre estaba partiendo leña era, obviamente, para hacer un fuego y, agarrando guantes, se puso a cargar y a apilar troncos como loca. La fogata era, según ella, cosa suya.

5 comentarios:

El leñador gabacho dijo...

Marieta... de armas tomar.
No hay duda, es tu sobrina.
Sans aucun doute.

Awake at last dijo...

Me recuerda a una vez con seis añitos que nos dio la "fiebre" a mi hermano y a mí y quitamos toda la hierba de toda la parte izquierda del jardín de mi abuelo. Eso sí, jamás en la vida consiguieron que volviésemos a hacerlo, XDDDDDD

Besos!

(sí, estoy viva, pero a medias, jeje)

fer dijo...

marieta... estamos hablando de la misma niña que no me zampé porque era la hora de mia siesta?

fer dijo...

de a mia siesta eu quero desir

Garlic sin jefe directo y eso se nota dijo...

Es que las fogatas siempre será cosa de los peques.