jueves, 17 de marzo de 2011

Seño...

Tenemos a Walter dibujando story boards como un loco. Viñeta p'arriba, viñeta p'abajo.

Cada quince minutos, más o menos, me da un golpecito en el brazo y, sin mediar palabra, me tiende el lapicero con cara de niño desvalido.

Yo tomo el lapicero, se lo afilo y se lo devuelvo y Walter sigue dibujando, viñeta p'arriba, viñeta p'abajo hasta que la mina desaparece de nuevo y Walter vuelve a darme un golpecito en el brazo y, sin mediar palabra y con cara de niño desvalido, me tiende el lapicero para que se lo afile otra vez.

Cada vez que le devuelvo el lapicero afilado pienso por un segundo que tal vez el próximo golpecito en el brazo no sea para sacarle punta al lápiz, tal vez sea porque se ha dado cuenta de una puñetera vez de que lleva toda la tarde con las deportivas desabrochadas....



1 comentario:

jofegaber dijo...

Ays... que trabajo nos manda el señor....