viernes, 30 de noviembre de 2007

Leyes de Murphy a la hora de hacer la compra

La ley de Murphy establece que el día ése en que más prisa tienes, es el día en que te toca delante el petardo/a con ochentamil preguntas absurdas al tendero de turno, para que, además del tiempo, pierdas la paciencia.
La ley de Murphy también establece que las probabilidades de que no tengan el artículo que estás buscando, son directamente proporcionales al tiempo que pasas esperando a que te atiendan y, probablemente también, al grado de estupidez de las 187 preguntas que plantea el cliente que tienes delante.

Hoy he podido comprobar en carnes lo muy arcertadas de estas leyes de Murphy.
Esto me pasa por ser buena y hacer favores a los amigos. Lo que debería hacer en realidad cuando vienen y te piden que les prestes un móvil y, ya que estás, les compres también la tarjeta prepago así no se lían, es mandarles al carajo, explicarles que comprar una tarjeta prepago para el móvil no requiere titulación de postgrado y tú, que tienes que trabajar, no puedes perder el tiempo esperando mientras compruebas el nivel de estulticia generalizado de los clientes de Orange de la tienda de la calle Arenal. Que aprovechen ellos, ya que están de vacaciones, y en uno de sus paseos recreativos por la calle de Gracia, la Rambla o la Plaza de Cataluña entren en cualquiera de las cienes de tiendas Orange que hay en Barcelona y la compren ellos mismos.

Eso es lo que debería hacer en estos casos y también lo que NO hice en este caso concreto.
Como consecuencia, he tenido que esperar pacientemente mientras la empleada de la tienda explicaba, también pacientemente, a la señora que tenía yo delante, cómo poner el móvil en silencio, cómo cambiar la melodía de respuesta, cuál es el teléfono de atención al cliente de Orange ("el 1414" "1414, bueno, luego me lo recuerdas para que me lo apunte") cómo activar y para qué sirve el "blutú", qué son los SMS, cómo escribir mensajes de texto en el móvil y enviarlos y, finalmente y para rematar la jugada, a qué botón hay que dar para RESPONDER cuando te llaman al móvil.

He esperado con paciencia y buen humor, con un sorprendente control de mis bajos instintos que me susurraban cada dos minutos consignas del estilo de "descojónate en su cara, mujer, que lo estás deseando" o "por DIOS, DALE CUATRO VOCES DE UNA VEZ PARA QUE SE LEA LAS INSTRUCCIONES DEL MOVIL Y DEJE DE DAR POR EL ORTO".
He conseguido controlarme hasta que la señora se ha ido, ha llegado mi turno y la dependienta me ha informado amablemente de que lo sentía mucho pero "no nos quedan tarjetas prepago".

No sé que voy a hacer ahora, porque ha pasado una hora, dentro de dos más tengo que salir para el aeropuerto y no creo que con este ataque de risa histérica que todavía tengo, me dejen ni acercarme al avión que tengo que tomar. Al fin y al cabo, no nos engañemos, por mucho menos que esto se llevaron esposado a Melendi de una aeronave de Iberia.

3 comentarios:

IVÁN REGUERA dijo...

Madre mía. A mí, que soy de información básica y no sé usar el 'blutuz' ese, esta tipa me supera.

Estuve en la misma tienda y me compré un móvil. A la dependienta le dije: "DEME UN TELÉFONO PARA SUBNORMALES". No veas la cara que me puso...

garlic aka Michael Douglas dijo...

Santa Frid...ays si llego a estar allí, día de furia se queda corto....

Awake at last dijo...

XDDDDDD

Más que Murphy, diríase que es gafe, XDDDDD

Mks.