viernes, 27 de octubre de 2006

¿Por lo de la princesa es aquí?

DING DONG

Suena el timbre, como siempre, nadie hace ademán de moverse así que me levanto y voy a abrir.

En la puerta espera un hombre de unos 50 años, vestido informal pero elegante, paraguas en mano.

- "Buenas tardes, ¿la Orden de Malta es aquí?"

JUAS JUAS JUAS. Walter y Junior se descojonan cuando se lo cuento.

- "Lo que nos faltaba, que nos acosen logias y sectas" apunta Walter "¡Fidelio, fidelio!"

Os lo juro, en esta ofi yo ya me espero cualquier cosa.



7 comentarios:

grainne dijo...

¿Unos cincuenta, arreglao pero informal y con paraguas? ¿Y encima preguntado por la Orden de Malta? A que va a ser Remington Steele...

fridwulfa dijo...

No sé, por un momento me ha dado la sensación de que se había escapado de una novela de Dan Brown...

Garlic "Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum" dijo...

así que se hombre misterioso a la par que elegante buscaba la FHOME, vaya, vaya que interesante......

averia dijo...

Mari, a ver si era el cobrador del frac vestido de paisano

Awake at last dijo...

Momento "El príncipe y la corista" toootaaal, oyessss.


XDDDDD

alcaper dijo...

Madre mía, vaya cosas raras que va haciendo la gente. Qué situación tan esperpéntica.

Nacho Arbalejo dijo...

Yo he estado en un albergue de la tal Orden de Malta en el Camino de Santiago. No parecían peligrosos. Leí algún folletilio de los mismos y decíanse ser una orden de hospitaleros. Pues eso.