martes, 7 de noviembre de 2006

La letra pequeña...

Ya lo dice Willy, aunque hablando de otras cosas, que es importante leer la letra pequeña.

Yo estoy de acuerdo con él, aunque en este cosa por motivos totalmente diferentes. Y es que, leyendo la letra pequeña una se encuentra cosas curiosas en esta vida.

La parada del bus de mi casa está forrada con el póster de "Los Fantasmas de Goya" que se estrena mañana (en Madrid).



El cartel no tiene nada de espectacular, la verdad, es de lo más corrientito del mundo. Hasta que te fijas, hasta que te pones a leer la letra pequeña y descubres (en mi caso con cierto pasmo) esto...



Os lo juro, he perdido un autobús en mi empeño por seguir leyendo, tan convencida estaba de que por algún lado habría un crédito que dijera:

"Productor Asociado: Topollillo"

3 comentarios:

Willy2.0 dijo...

Xuxa??? La amiga de los niños??? Amos anda... Y Espinete de productor y Don Pimpón de director de vestuario...

averia dijo...

Mari, a veces me congratula comprobar cómo hay gente tan rara como mimisma.L´otro día vi el trailer y fijéme en lo mismo...Ilarilarieeeeeee ooo
¿Será ella?. Porque la tipa se forró, me consta

Nacho Arbalejo dijo...

Vi la peli el otro día en V.O. y, la verdad, no me gustó mucho. No fui condicionado por las críticas, que, al parecer, se ceban bastante con ellas. Mira que me gusta ver las pelis en V.O., pero es que en este caso yo creo que nos confundimos, pues es muy raro ver a toda la sociedad española de Carlos IV y Fernando VII hablando en inglés. Como el reparto es parcialmente español, unos dicen perfectamente "don Francisco" y otros "doun Freinchiscou". No, eso no. Unos con un acento y otros con otro acento. Luego, la película tiene buenas intenciones (la obsesión de Milos Forman sobre la locura) pero poquísimo rigor histórico: sugerir que los españoles no hicimos nada por librarnos de los franceses y que fueron los ingleses los que nos libraron de la garra napoleónica es un improperio grande. Y no explica ninguno de los fantasmas de Goya, creo yo, ninguno de los grabados, ninguna de las obsesiones del pintor. Me parece bien que sugiera subrepticiamente la guerra de Irak y las torturas poniendo algunas escenas de interrogatorios, pero todo en la película está como abigarrado. Creo que no se puede hacer una película así en tres meses, sin documentarse bien y conocer bien el contexto. Milos Forman, mal asesorado.